Gin Tonic perfecto y el azar que se convierte en magia

El pasado viernes viajamos a Bilbao, Stefan Dohr y el koncertstuck de Schumman tuvieron la culpa. También Bruckner con la séptima pero esto ya era accesorio aunque complemento perfecto. Günter Neuhold a la batuta y Markus Tomasi como concertino. El espectáculo, glorioso y con las imprecisiones anecdóticas y necesarias del directo ideal; que por algo no estamos escuchando un disco compacto.

Salvado el pretexto del viaje, tocaba chuletón. El caso es que dimos alguna vuelta en su busca, incluso preguntamos a personajes de apariencia poco autóctona, y como era de esperar no supieron indicarnos lugar alguno en la zona. En apenas 10 minutos de caminata, aparece delante de nuestras narices el lugar perfecto en el sitio perfecto, a dos minutos del hotel donde nos alojamos. Anotemos la primera casualidad.

El sitio se percibía ideal, algo lleno, pero en los 10 minutos que tardamos en tomar una caña, nos preparan la mesa y antes de pasar a sentarnos, observamos a Günter y Markus en el local, en plena efervescencia post concierto, poniéndose morados de tapas y vinos, como si no hubiese mañana. Anotemos la segunda casualidad.

Nos sentamos, ordenamos nuestra comanda, a base de ensalada de bacalao (fabulosa) y chuleta de kilo y medio. Nos sirven el aperitivo mientras somos observados sigilosamente por los comensales de al lado, dos señoras extranjeras que ya estaban pidiendo la cuenta. La mesa estaba bastante pegada y se prestaba a cierta indiscreción. Pagan, se marchan y vienen los siguientes: Günter y Markus. De pronto nos encontramos a mitad de la ensalada casi compartiendo mesa con el director y el concertino del motivo de nuestro viaje. Anotemos la tercera casualidad.

A partir de ahí, comenzamos una interesantísima tertulia con nuestros vecinos de mesa un plus inestimable e inimaginable. Planificas un viaje para asistir a un evento de sumo interés y acabas cenando con los protagonistas del mismo. Fabuloso. Tras los postres nos despedimos cordialmente y cada mochuelo a su olivo.

Camino al hotel, sin saberlo ni buscarlo, pasamos de largo por lo que parece un pequeño bar. No tenemos prisa, ¿Por qué no un Gin Tonic antes de ir a dormir? Venga, demos la vuelta y entremos.

Cruzamos esa pequeña puerta que al estilo del armario de Narnia nos da paso a un lugar fascinante: tapicería, sofás de cuero, una barra vintage, iluminación y música formidables (Sting, U2 …) al volumen ideal, y en la barra, ¡Oh cielos! Cuento 10 tipos diferentes de ginebras premiun, cestas de cítricos, tónicas diversas, ¡Magnífico! acabamos de llegar al paraíso del Gin Tonic. Anotemos la cuarta casualidad.

Tomamos el primero, Hayman’s y Fever tree, dulce, distinto y estupendo. A punto de marcharnos tenemos la ocasión de hablar con otro camarero, comentamos algunos detalles de la preparación del Gintonic como la personalización de aromas mediante procesos de ahumado y otras sutilezas. Nos cuenta que ha sido campeón de España preparando este combinado y no se muy bien por qué extraña razón, se siente retado. ¿Por qué no nos preparas uno de campeonato? Hecho.

Despliega todo su arsenal, como si de una competición se tratara, botellitas de microdestilados, cardamomo, pomelo rosa, ginebra Raffles, tónica 1724, doble twist de limón verde. Fuera de toda programación, asistimos al segundo espectáculo del día, otra obra maestra de la que dimos buena cuenta, apreciando su evolución a cada trago. El combinado más fabuloso que he tenido ocasión de degustar en toda mi vida.

Ese viernes fue el viernes de las cuatro casualidades, del azar que acaba convirtiendo en magia cada uno de los minutos, desde que tomamos asiento en el Euskalduna hasta que cruzamos la puerta del hotel.

20111008-191309.jpg

La foto tomada en ese mismo momento, en el bar Sir Wiston Churchill de Bilbao, con el combinado con el que, en un derroche de profesionalidad irrefrenable, Alberto Canales nos deleito.

Anuncios

Bendita garnacha!

Ya es la segunda vez que me topo con un monovarietal de garnacha bien elaborado y he de reconocer que si la primera vez fue sorprendente, en esta ocasión diremos que es digno de dedicarle unas lineas.

Resulta habitual toparse con sabiondos trasnochados del vino, con la costumbre de tildar la garnacha como una uva poco menos que inservible, en la misma frase en la que dicen que el mejor vino es el Rioja, “Coto” si puede ser y que la garnacha solo se usa para dar color. También dicen que en Navarra no se hacen buenos vinos.

Sirva esta entrada para remarcar la impecable calidad de un par de caldos elaborados cien por cien con garnacha, que me han resultado especialmente destacables.

El primero, he de reconocer que me sorprendió dado que era la primera vez que probaba un monovarietal envejecido de garnacha. Se trata de un vino elaborado por Bodegas Alconde (Lerín, Navarra), un reserva “selección garnacha” que hace ya bastante que degusté y del que recuerdo elegancia y armonía de aromas y sabores.

Si bien la primera bodega es una de mis habituales, en el segundo vino, además del propio caldo en sí, también me sorprende la bodega, en este caso de San Martín de Unx (Navarra), ya que de este pueblo creía conocerlas todas. Se trata de la Bodega Domaines Lupier, y el vino en cuestión es “La Dama”.

Es un vino elaborado con uvas de cepas centenarias, que os puedo asegurar que me ha cautivado, y que además me ha devuelto a mi niñez, al recordarme aquellos tiempos de vendimia y los aromas de los primeros litros de la temporada en la bodega de mi pueblo. No os asustéis, resulta que nuestra “escuela”, estaba en frente de la bodega cooperativa, y hemos aprendido el aroma de la uva antes que el abecedario.

El vino resulta formidable, armonizado y con una acidez perfectamente equilibrada, con un color inténso, brillante y con cierta capa.  Además es uno de esos vinos que “dice”. Y a mi me dice muchas cosas, fundamentalmente  por lo que he comentado, porque me transporta a mi niñez con arómas que sólo recuerdo de entonces, cuando servían a granel ese vino que Paco “el bodeguero” elaboraba con una maestría que para sí quisieran muchos enólgos actuales.

Después de investigar un poco, resulta que esta bodega ha sido seleccionada como uno de los 14 mejores productores de vino de garnacha del mundo. Por algo será.

Gracias a Josetxo y Bea por hacernos llegar la botella.

Hogar digital I: Introducción

Seguro que hemos escuchado estos términos en alguna ocasión, y también seguro que muchos de nosotros desconocemos el alcance real de esas palabras.
Resumiendo podríamos decir que hablar de hogar digital significa hablar de la convergencia de tecnologías y sistemas aplicados a nuestro confort, ocio y seguridad dentro de nuestra casa. Hemos escuchado muchas veces palabras como domótica, red multimedia, cámaras Ip y otras similares. Cuando integramos estos conceptos y los unificamos en un sistema único para el usuario, entonces hablamos de hogar digital.

Intentando simplificar, podemos identificar tres niveles tecnológicos dentro del esquema de hogar digital:

  • Multimedia y ocio

En este caso se trata de acceder a cualquier contenido audiovisual ya sea almacenado o a través de Internet, desde cualquier dispositivo de sonido o pantalla que dispongamos en el hogar. Podríamos estar viendo la misma película o escuchando el mismo disco desde el salón, el dormitorio o la cocina. Hablaremos de protocolos como Upnp, DLNA y sistemas como Media Center y Media Center Extender. Con este esquema, por ejemplo podemos conectar una consola Xbox a nuestra red multimedia y automáticamente podemos acceder a todas los videos y música que tengamos almacenados en nuestra red.

  • Confort

Cuando hablamos de confort en hogar digital, hablamos de integrar dispositivos que controlen la iluminación y la temperatura del hogar. Podremos crear perfiles de confort para nuestro hogar, que regulen automáticamente la luz de las estancias, las persianas y la temperatura de las habitaciones. Aquí triunfan protocolos como KNX, termostatos digitales, a los que convenientemente configurado el sistema podemos acceder desde el móvil, para por ejemplo encender la calefacción antes de llegar a casa.

  • Seguridad

Este nivel se refiere a los diferentes dispositivos de videograbación, control de presencia, alarmas y sensores para aportar seguridad en el hogar. Podemos por ejemplo ver en tiempo real desde el móvil qué esta pasando en nuestra cocina, o disparar una llamada de emergencia con tan solo pulsar un botón en una de las pantallas de nuestra casa.

Sin duda la clave del hogar digital es la integración y le interoperabilidad de estos niveles y para ello hemos de cumplir las siguientes condiciones:

  • Una o varias redes físicas interconectadas

En este caso podemos optar por diversas tecnologías de red: cableado Ethernet, red inalámbrica o PLC fundamentalmente. Las dos primeras son las más habituales cuando hablamos de redes multimedia, mientras que PLC (red basada en la línea eléctrica) es más habitual cuando hablamos de confort, iluminación y otros aspectos de domótica. Por tanto podríamos estar combinando una red basada en wifi para la red multimedia y otra basada en PLC para la de confort.

  • Un controlador principal, servidor de contenidos y comunicaciones

Por un lado, nuestra red multimedia va a necesitar un servidor de contenidos, por otro lado, nuestra red de confort va a necesitar un equipo que controle todos los dispositivos que la compongan.

  • Un interfaz de usuario único y simplificado

Ubicado en el propio controlador y siguiendo el esquema cliente servidor debería existir un único interfaz de usuario que nos permita acceder y manejar todo el contenido multimedia, así como los diferentes dispositivos de confort.

En proximos post detallaré un esquema práctico y real de hogar digital, en cada uno de los niveles.

Hogar digital

Carpaccio de pulpo

El pasado domingo tuve la ocasión de visitar el restaurante “Gotzon” de Bakio, un lugar bastante agradable con excelente carta y productos, precio subido y servicio venido a menos que por esto precisamente a duras penas lo encajaría en la tercera división (hablamos de restauración, claro). Fue en este sitio donde me sorprendí por varios motivos, en primer lugar porque es el primer restaurante que visito que tiene carta de aguas (curioso porque no tiene carta de postres); lo de las aguas lo había escuchado en televisión y me lo habían comentado, la última moda “snob” que consiste en acompañar tu plato con un agua “Speyside Glenlivet” de los montes de Escocia u otra innombrable de no se qué recóndito valle del Japón. Pedí vino, las gilipolleces para otro día.

La segunda sorpresa estaba en el menú y llevaba por título “carpaccio de pulpo”, algo que me urgió incluir en mi comanda. ¡Si señor!, la evolución deseable del Pulpo a la Gallega que consiste más en una presentación que en una reelaboración del plato, en cualquier caso me sorprendió y disfruté con el plato.

Carpaccio de Pulpo

Para seguir, el típico pescado salvaje a la plancha, fresco y en su punto (aunque hoy en día casi prefiero decir “sin estropear”).

Recomendaciones Gastronómicas (IV): Hermandad de Pescadores de Fuenterrabia

Nuevamente atendiendo a una recomendación de mi infalible “asesor gastronómico”, tras comentarle que me apetecía comer un buen pescado, aparecí en Ondarribia – Fuenterrabía, para comer y de paso disfrutar de un buen día de playa.

Únicamente tuve que decir “me apetece comer pescado, buen pescado”, eso fue suficiente para encaminarme a la Hermandad, un sitio que sin duda recomiendo y al que volveré en próximas ocasiones.

El lugar en cuestión es una especie de “taberna de pescadores” con mesas largas compartidas entre varios comensales que no tienen por qué conocerse previamente. No es un sitio lujoso, no en la presentación ni en la decoración. Ni siquiera es un sitio tranquilo ya que mientras estás comiendo entran y salen “txikiteros” haciendo de las suyas. Sin embargo os aseguro que es el lugar en el que he comido el mejor pescado hasta la fecha. La frase que define este restaurante es calidad en las materias primas.

Almejas

Disfruté de varios entrantes de los que destaco unas estupendas almejas, pero lo que verdaderamente logró ponerme los pelos de punta fue un tremendo rodaballo de mas de kilo y medio que definitivamente propició que escriba este post y que añada este restaurante a mi particular guía de lugares recomendados.

Rodaballo

Helado de maracuyá sobre crujiente pasiego con aceite de cerezas, fresas y menta

Ese es el título de MI POSTRE y lo pongo con mayúsculas porque es mi especialidad, un postre creado tomando ideas de aquí y de allá, que ha triunfado de manera expectácular en todas las ocasiones que lo he preparado.

postre

Para el aceite dejamos macerar trocitos de cereza en aceite de oliva virgen extra.

Cortamos unos sobaos pasiegos por la mitad y los tostamos por ambas caras, colocamos en un plato hondo y sobre estos añadimos un par de bolas de helado, casi debe comenzar a fundirse. Decoramos con nata, virutas de chocolate y sobre estos añadimos unas pizcas del aceite anteriormente preparado. Añadimos unas fresas fileteadas y unas hojas de menta. A triunfar!!

Lo del helado de maracuyá es una variante ya que mi receta original es de helado de melocotón…

Sardasol Reserva, bodegas Virgen Blanca

Asombrado, así me quedé cuando hace ya bastante tiempo, después de probar un agradable vino reserva, pude leer en la etiqueta: “Bodegas Virgen Blanca, Lerín”. Y me quedé así porque no podía dar crédito a que ese vino procediera de Lerín; no podía asimilar que a escasos 10 kilómetros de mi pueblo se pudiera elaborar ese caldo, y es que por donde vivo no estamos acostumbrados a ver bodegas cooperativas realizando procesos de envejecimiento que den como resultado unos vinos tan equilibrados y sabrosos.

Desde aquella primera botella “Reserva 1998” hasta hoy, Sardasol, tanto reserva como crianza, se ha convertido en un habitual de mis cenas por lo sabroso que resulta, por su excelente equilibrio entre el afrutado y la madera, y como no, por su excelente relación calidad precio.

Junto con los Gran Feudo de Chivite, Sardasol constituye hoy por hoy una excelente oportunidad de disfrutar de un buen vino denominación de origen Navarra.

 

Sardasol Reserva