Bendita garnacha!

Ya es la segunda vez que me topo con un monovarietal de garnacha bien elaborado y he de reconocer que si la primera vez fue sorprendente, en esta ocasión diremos que es digno de dedicarle unas lineas.

Resulta habitual toparse con sabiondos trasnochados del vino, con la costumbre de tildar la garnacha como una uva poco menos que inservible, en la misma frase en la que dicen que el mejor vino es el Rioja, “Coto” si puede ser y que la garnacha solo se usa para dar color. También dicen que en Navarra no se hacen buenos vinos.

Sirva esta entrada para remarcar la impecable calidad de un par de caldos elaborados cien por cien con garnacha, que me han resultado especialmente destacables.

El primero, he de reconocer que me sorprendió dado que era la primera vez que probaba un monovarietal envejecido de garnacha. Se trata de un vino elaborado por Bodegas Alconde (Lerín, Navarra), un reserva “selección garnacha” que hace ya bastante que degusté y del que recuerdo elegancia y armonía de aromas y sabores.

Si bien la primera bodega es una de mis habituales, en el segundo vino, además del propio caldo en sí, también me sorprende la bodega, en este caso de San Martín de Unx (Navarra), ya que de este pueblo creía conocerlas todas. Se trata de la Bodega Domaines Lupier, y el vino en cuestión es “La Dama”.

Es un vino elaborado con uvas de cepas centenarias, que os puedo asegurar que me ha cautivado, y que además me ha devuelto a mi niñez, al recordarme aquellos tiempos de vendimia y los aromas de los primeros litros de la temporada en la bodega de mi pueblo. No os asustéis, resulta que nuestra “escuela”, estaba en frente de la bodega cooperativa, y hemos aprendido el aroma de la uva antes que el abecedario.

El vino resulta formidable, armonizado y con una acidez perfectamente equilibrada, con un color inténso, brillante y con cierta capa.  Además es uno de esos vinos que “dice”. Y a mi me dice muchas cosas, fundamentalmente  por lo que he comentado, porque me transporta a mi niñez con arómas que sólo recuerdo de entonces, cuando servían a granel ese vino que Paco “el bodeguero” elaboraba con una maestría que para sí quisieran muchos enólgos actuales.

Después de investigar un poco, resulta que esta bodega ha sido seleccionada como uno de los 14 mejores productores de vino de garnacha del mundo. Por algo será.

Gracias a Josetxo y Bea por hacernos llegar la botella.

Recomendaciones Gastronómicas (VI) Enekorri

Ya han pasado varias semanas desde que tuve la ocasión de visitar el Enekorri, un restaurante del que había oído hablar en varias ocasiones, siempre con comentarios y referencias positivas.

El  Enekorri está en Pamplona, concretamente en la calle Tudela, una peatonal en la que pasaría desapercibido de no ser que alguien nos haya puesto en sobre aviso; aunque cierto es,  que si lo andas buscando lo encuentras y te sorprende porque el local destaca sobre manera por su formidable construcción, arquitectura y diseño.

Como digo se trata de un local imponente en cuanto a decoración y arquitectura se refiere, absolutamente  todos los detalles están pulidos, desde la iluminación al confort y por qué no, la innovación y vanguardia de su diseño. Destaca su bodega, su piso en altura con acristalamientos y secciones de madera noble que te permiten ver las cajas de vino mientras accedes al comedor, una iluminación como digo que permite crear un clima tremendamente acogedor con luz ambiental tenue a la vez que focos direccionales imperceptibles que mantienen la mesa correctamente iluminada.

En lo puramente gastronómico, la carta es formidable, con platos de creación actual donde destacan excelentes materias primas de la zona, combinadas y trabajadas como sólo corresponde a maestros de primera línea.

Destacaría la “cama de alcachofas con bogavante, su mayonesa y reducción de mandarina”  uno de esos platos vivos, que inician su espectáculo tan pronto como lo sirven, cuando las diferentes emulsiones casi sólidas en su presentación comienzan a fundirse e integrarse con los elementos que componen el conjunto.  Sublime.
 

Enekorri 1 

Los postres igualmente cuidados y presentados, con una elaboración magistral e innovadora, probamos el cilindro de queso cremoso con granizado de café y la torrija aérea, una torrija que en algún momento tuvo pan y luego se lo quitaron para darle una textúra entre mousse y flan que cuando menos sorprende.

Enekorri 2

La única nota negativa, si se le puede llamar así, es que los segundos platos, una merluza y un solomillo de ternera, no me dijeron nada. Correctos pero sin sorprender.

Recomendaciones Gastronómicas (V): Restaurante Beola

Situado en un enclave magnífico, en la localidad Navarra de Almandoz, pasados los túneles de Velate en dirección Francia por la Nacional 121 se encuentra la “Posada-Palacio” (como ellos mismos describen) Beola.

Siempre me gusta seguir recomendaciones y nuevamente en este caso ha resultado un tremendo acierto toparme con este fantástico lugar.

Disponen de una nutrida carta con platos muy elaborados, así como cartas complementarias de temporada (caza, setas…). Probé una estupenda ensalada templada de hongos y langostinos, que no tiene nada que envidiar por textura y complejidad de sabores a otras que he tenido ocasión de probar en restaurantes de primerísimo nivel.

También me sirvieron un suculento solomillo (en realidad la ración es de dos solomillos) con unos hongos de temporada que estaban perfectamente elaborados, en su punto exacto.

El precio muy ajustado para la calidad y la abundancia de las raciones, no pagué más de 35 euros postre y café incluidos.

beola.jpg

Lugar algo concurrido pero acogedor, con una buena carta de vinos y una completísima carta de postres, de la que sin lugar a dudas y tras ser convenientemente aconsejado por la camarera, recomiendo encarecidamente el pastel vasco con helado de cerezas. Uno de los mejores postres que he tenido ocasión de probar en los últimos meses. Indescriptible.

Puedo concluir diciendo que no tardaré en volver a este fabuloso restaurante.

Carpaccio de pulpo

El pasado domingo tuve la ocasión de visitar el restaurante “Gotzon” de Bakio, un lugar bastante agradable con excelente carta y productos, precio subido y servicio venido a menos que por esto precisamente a duras penas lo encajaría en la tercera división (hablamos de restauración, claro). Fue en este sitio donde me sorprendí por varios motivos, en primer lugar porque es el primer restaurante que visito que tiene carta de aguas (curioso porque no tiene carta de postres); lo de las aguas lo había escuchado en televisión y me lo habían comentado, la última moda “snob” que consiste en acompañar tu plato con un agua “Speyside Glenlivet” de los montes de Escocia u otra innombrable de no se qué recóndito valle del Japón. Pedí vino, las gilipolleces para otro día.

La segunda sorpresa estaba en el menú y llevaba por título “carpaccio de pulpo”, algo que me urgió incluir en mi comanda. ¡Si señor!, la evolución deseable del Pulpo a la Gallega que consiste más en una presentación que en una reelaboración del plato, en cualquier caso me sorprendió y disfruté con el plato.

Carpaccio de Pulpo

Para seguir, el típico pescado salvaje a la plancha, fresco y en su punto (aunque hoy en día casi prefiero decir “sin estropear”).

Recomendaciones Gastronómicas (IV): Hermandad de Pescadores de Fuenterrabia

Nuevamente atendiendo a una recomendación de mi infalible “asesor gastronómico”, tras comentarle que me apetecía comer un buen pescado, aparecí en Ondarribia – Fuenterrabía, para comer y de paso disfrutar de un buen día de playa.

Únicamente tuve que decir “me apetece comer pescado, buen pescado”, eso fue suficiente para encaminarme a la Hermandad, un sitio que sin duda recomiendo y al que volveré en próximas ocasiones.

El lugar en cuestión es una especie de “taberna de pescadores” con mesas largas compartidas entre varios comensales que no tienen por qué conocerse previamente. No es un sitio lujoso, no en la presentación ni en la decoración. Ni siquiera es un sitio tranquilo ya que mientras estás comiendo entran y salen “txikiteros” haciendo de las suyas. Sin embargo os aseguro que es el lugar en el que he comido el mejor pescado hasta la fecha. La frase que define este restaurante es calidad en las materias primas.

Almejas

Disfruté de varios entrantes de los que destaco unas estupendas almejas, pero lo que verdaderamente logró ponerme los pelos de punta fue un tremendo rodaballo de mas de kilo y medio que definitivamente propició que escriba este post y que añada este restaurante a mi particular guía de lugares recomendados.

Rodaballo

Recomendaciones Gastronómicas (III)

Si bien en los capítulos anteriores hacia referencia a una reciente escapada gastronómica, en este caso debo comentar un restaurante atemporal, fuera de ruta y por tanto repetible en la medida de lo posible. Sin duda en estos momentos mi restaurante favorito.

Como tantas otras cosas, conocí por primera vez este restaurante atendiendo una acertada recomendación con motivo de una visita que realicé a la ciudad de Burgos. El restaurante se llama Casa Ojeda, que como digo se encuentra en Burgos, una ciudad que por otra parte considero de las más adecuadas gastronómicamente hablando (sobre todo si hacemos un balance calidad/precio).

Casa Ojeda se encuentra en el centro de Burgos desde hace casi un siglo y desde entonces han sabido elaborar una de sus especialidades: el cordero lechal asado al horno de leña.

Hoy en día cuenta con una elaboradísima carta de exquisitos platos de alta cocina conjugada con cocina tradicional (el cordero, la morcilla de Burgos…) donde podemos deleitarnos con sus sabrosas ensaladas de perdiz o de colas de cangrejo y sus fabulosos postres. Cuenta con un servicio EXCEPCIONAL con mayúsculas, una completísima carta de vinos y un ambiente tremendamente acogedor. Como ya he dicho, en estos momentos es el primero de mi lista.

Postre Casa Ojeda

Recomendaciones Gastronómicas (II)

Siguiendo con el post anterior, quedaba pendiente comentaros cuál es ese segundo lugar que destacó en mi última ruta. Si en el primero os comenté que se trataba de una casa rústica de los picos de Europa, en esta ocasión se trata de un restaurante en el puerto de Llanes, en plena costa Asturiana.

Se trata del restaurante “La Cueva”, un restaurante desde cuyas ventanas se divisa el puerto, con una decoración muy actual (mobiliario nuevo y el local se ve recientemente reformado), en el que podemos destacar una elaboradísima carta, tanto en el menú como en los vinos y un servicio y trato muy correctos.

Restaurante La Cueva Llanes

Lo cierto es que la entrada al restaurante no es para nada representativa de lo que nos vamos a encontrar en el interior, tanto la calle en la que está situado, como su fachada y puerta de entrada, parecen más propios de una taberna de barrio que del restaurante que os estoy comentando. Dicho de otro modo, si no te lo recomiendan llegas de casualidad, tal y como me sucedió.

Una vez superado el susto de la entrada al local y acomodados en las elegantes mesas, vestidas con un estilo bastante actual, disponen de excelentes platos de pescado y marisco, y no menos excelentes de carne (ternera asturiana) e incluso comida tradicional (fabada).

cigalas

Lo cierto es que el restaurante estaba completamente lleno, y cada uno de los platos que salían desde la cocina, tenía mejor pinta que el anterior. Destacaría que las raciones son enormes y el precio bastante ajustado para lo que solemos encontrarnos hoy en día.

Lo dicho, un restaurante totalmente recomendado.